Emprendimiento desde el arte (y la naturaleza)

LA1

Cuando desde Territorios Vivos concebimos esta propuesta, lo hicimos pensando en la figura del emprendedor como empresa multi o unipersonal, y cuya actividad estuviera vinculada a un aporte positivo a la conservación del medio ambiente en entornos de montaña.

Sin embargo, en la búsqueda de iniciativas inspiradoras, pronto nos encontramos con un perfil inesperado, y es el del emprendedor cultural: personas cuyo aporte al territorio se hace desde el arte y no necesariamente vinculado a una actividad económica. Pensándolo detenidamente, quizá no sea tan extraño, ya que las áreas de montaña ofrecen materia prima abundante en cuanto a expresiones culturales que nos hablan de la relación del ser humano con el medio. Pero lo verdaderamente interesante a nuestro juicio es la re-interpretación de esas expresiones culturales, del propio medio natural, por parte del artista o del promotor cultural, que lleva al observador a abrir su mente, ampliar su visión y a reflexionar. Creemos que el mundo del arte desarrollado desde entornos de montaña sirve para tender puentes, nos ayuda a comprender y a ser comprendidos, a reflexionar y, sobre todo, nos habla de interconexión, tanto entre diferentes áreas de montaña como entre lo urbano y lo rural. Y todo esto, cuando hablamos de montaña -poblaciones pequeñas y dificultades de conectividad pero también paisaje, patrimonio natural, cultural, material e inmaterial- nos parece vital.

En la búsqueda de iniciativas inspiradoras nos hemos encontrado con algunas francamente interesantes y que representan, desde ángulos y disciplinas diferentes, todo lo dicho. Por supuesto, no están todas las que son, pero esperamos seguir ampliando contactos y, sobre todo, contar con una buena representación de ellas en el encuentro. ¡Todas ellas merecen una visita!

  • Lucía Loren, desde Montejo de la Sierra (Sierra del Rincón), potenciando la vinculación del ser humano con el entorno y el paisaje a través de intervenciones, talleres y otras propuestas artísticas.
  • PICURT, Mostra de Cinema de Muntanya dels Pirineus (Alt Urgell, Pirineo), un festival internacional de cine de montaña que nace desde la necesidad de preservar, promover y divulgar la cultura pirenaica y de sensibilizar respecto a la montaña y su entorno. Cada año, en Artedó y la Seu d’Urgell.
  • Cerro Gallinero, en Hoyocasero, a los pies del macizo de Gredos, una propuesta dirigida a potenciar el diálogo con el paisaje y enraizada en la población local.
  • Les Lescunales (Lescun, Vallée d’Aspe, Pirineo), propuesta impulsada por Ghislaine Le Divelec en la que, durante una semana, el pequeño -y paradisíaco- pueblo de Lescun se convierte en una galería de arte abierta al público, con obra de artistas locales y foráneos y que está suponiendo una pequeña revolución social.
  • Valdelarte, Centro de Arte y Naturaleza, en Valdelarco, Sierra de Aracena. Impulsado por Verónica Álvarez y pensado como un espacio multidisciplinar con el que ayudar a eliminar las fronteras que la civilización humana ha construido entre la naturaleza y el arte.
  • Centre d’Art i Natura de La Farrera (La Farrera, Pallars Sobirà, Pirineo), experiencia pionera y que se ofrece como residencia de trabajo para artistas e investigadores de todo el mundo, vinculada a varias instituciones y con una interesantísima agenda. Todo ello desde un pueblo a 1360 m y 25 habitantes.

Deja un comentario